martes, 2 de noviembre de 2010

Lincicos y monetes

¡Ay los monetes!
Y empecemos con estos. Concretamente sobre su origen, una de esas polémicas paleontológicas en las que se enzarzan los estudiosos del tema. Pero antes de empezar con el turrón introduzcamos un poco de taxonomía de primates, que servirá para aclararnos un poco.
En efecto, los monos pertenecen al mamífero orden de los primates, junto con muchas otras formas que seguidamente iremos desgranando. La primera gran división dentro del orden supone la distinción entre los llamados estrepsirrinos (lémures, galagos y loris), caracterizados por su característico hocico "de perro", y los haplorrinos, con su curiosa nariz "seca". Éstos últimos son diferenciados en dos ramas principales, por un lado los tarsiformes (tarseros y formas afines) y, por el otro, los antropoideos, entre los que se incluyen los monos, simios y nosotros mismos, los humanos.

2 comentarios:

  1. justo me recordó una reciente discusión en torno a la ubicación final de la darwinius

    ResponderEliminar